¡La decisión está tomada! El príncipe Enrique y su compañera de vida Meghan Markle ya no formarán parte de la familia real británica, quedando fuera de la monarquía y ciertas obligaciones, según confirmó el Palacio de Buckingham este viernes.

Con el objetivo de ser independientes económicamente, la decisión de la pareja real provocó un fuerte terremoto mediático al informarle a la reina Isabel, los planes de retirarse definitivamente como miembros activos de la Familia Real.

“El duque y la duquesa de Sussex han confirmado a Su Majestad la reina que no regresarán como miembros activos de la Familia Real”, aseguró El Palacio.

Sin embargo, aunque la decisión tomada por la pareja impactó al mundo, el duque y la duquesa continuarán siendo unos miembros muy queridos de la familia.

 

Foto: EFE

 

¿Qué títulos pierden el duque y la duquesa de Sussex?

Luego de la decisión tomada por la pareja real británica de renunciar a todas las obligaciones vinculadas al Palacio, los títulos y patrocinios reales estarán de vuelta en manos de la reina y a otros miembros de la familia.

Tras la ruptura familiar, Enrique perderá todos sus títulos militares obtenidos tras su participación en la misión Afganistán, hazaña a la cual le ha rendido honores dentro de la Familia Real. De igual forma, deja atrás su representación y vínculos con la federación de rugby.

En el caso de Meghan Markle, tendría que renunciar a todos los títulos y honores caritativas, como los obtenidos en el Teatro Nacional de Londres.

Aunque la decisión de romper las obligaciones y derechos corresponden a una decisión de la pareja el pasado viernes, en 2020 habían renunciado al título de “alteza real”, dejando de percibir los beneficios de las arcas públicas.

Sin embargo, Enrique de 36 años seguirá siendo considerado un príncipe, ocupando el sexto lugar de la monarquía británica, mientras que la exactriz Meghan Markle conservará su título como duquesa de Sussex.

Redación de Superviralísimo con información de eluniverso.com y elcomercio.com

Lea también: Demi Lovato pudo haber muerto luego de sufrir un infarto y tres derrames cerebrales en 2018